Reparación de calderas

Puedes confiar en Instalaciones Palomo para la instalación, mantenimiento y reparación calderas en toda la Comunidad de Madrid. Por precios asequibles, podrá servirse de profesionales que le asesorarán para que logre la caldera que mejor se ajuste a tus necesidades

Reparación de calderas en la Comunidad de Madrid

En Instalaciones Palomo somos especialistas en instalación y reparación de calderas. Más de 15 años de  experiencia en todas las marcas del mercado nos avalan y contamos con profesionales cualificados en constante capacitación en sistemas de Calderas a gas natural, butano o propano. Contáctenos sin compromiso, estamos a su disposición para responder a todas sus preguntas sobre la reparación de Calderas sea cual sea su avería.

Los fallos más frecuentes en una caldera suelen ser los siguientes:

  • Fugas de agua por deterioro de los componentes, o por exceso de presión tanto en el circuito de agua sanitaria como en el de calefacción.
  • Fallos electrónicos.
  • Averías derivadas por problemas ajenos al aparato. ( instalación)
  • Problemas en la evacuación.
  • Fallos de válvulas, o averías hidráulicas.
  • Mala combustión o fugas de gas, por una falta de mantenimiento o problemas ajenos.

Las averías en las calderas por presiones de agua pueden ser diversos.

El correcto funcionamiento de una caldera de agua caliente sanitaria y calefacción se obtiene gracias a un conjunto de factores: el suministro eléctrico, la presión del agua en la instalación y el combustible son fundamentales para el funcionamiento de nuestra caldera.

Las averías en las calderas se producen cuando uno de estos tres factores no es correcto o aparece una anomalía en la instalación, se manifiestan los problemas y empiezan las averías.

Exceso de presión en circuito sanitario o en el circuito de calefacción por avería o falta de mantenimiento en el vaso de expansión.

La caldera y el circuito de calefacción están interconectados. Las calderas están equipadas con un manómetro que registra la presión en bares. El bar es una unidad de presión. El manómetro de nuestra caldera nos indicará diferentes presiones a lo largo del día en función del uso que hagamos.

La presión de la caldera, debe de estar entre 1 y 1,5 bar con la caldera en frio.

Averías en las calderas por alta presión de carga de agua:

Una carga excesiva de agua en la caldera ara que cuando nuestro circuito de calefacción funcione a pleno se dispare la válvula de seguridad de calefacción en la caldera.

Si ha llenado la caldera en frío y con la bomba parada hasta 1,8 bar / 2 bar, cuando la calefacción está encendida, las posibilidades de superar los 3 bar de presión son muy altas, entonces la válvula de seguridad de calefacción en la caldera se detiene en 3 bar, se abrirá y liberará la presión. El aumento de presión en el interior del circuito de calefacción y de la caldera por efecto del calentamiento durante su funcionamiento es proporcional a la masa de agua que circula en el circuito de radiadores, el vaso de expansión se encarga de ir absorbiendo este aumento de presión, si el vaso de expansión de nuestra caldera no absorbe el aumento de presión registrada por la masa de agua circulante, la válvula de seguridad se abrirá y liberará la presión.

Una carga excesiva de presión en la caldera puede ocasionar, que en funcionamiento la calefacción, si el vaso de expansión esta averiado o desajustado pueda hacer disparar la válvula de seguridad.

Averías en las calderas por sobrepresiones ajenas a la carga que hace el usuario:

En ocasiones, el exceso de presión no se producirá porque hayamos cargado nosotros más de la cuenta.
El paso del tiempo puede provocar en nuestra caldera que el intercambiador de placas o el serpentín se comuniquen, o llave de llenado se averíe. Esto supone que dos flujos hidráulicos distintos que se encuentran a distinta presión se mezclen y como consecuencia se produzca una carga continua del circuito hasta que se supera el taraje de la válvula de seguridad de la caldera y esta se dispara liberando presión a 3 bar.

El problema se manifestará de manera continua pues una vez se ha liberado la presión por la válvula de seguridad, el poro en el intercambiador o calderín volverá a cargar el circuito hasta superar de nuevo los 3 bar de la válvula de seguridad que volverá a dispararse y vuelta a empezar.

El motivo se debe a que la presión con la que llega el agua sanitaria a nuestra vivienda, por lo general se sitúa en el entorno de los 4 bar. Mientras que nuestro circuito de calefacción y caldera se encuentre entre 1 y 1,5 bar.. El poro en el intercambiador de placas o calderin hace que el agua que llega de la calle y el agua que hay en el interior de nuestro circuito de radiadores se comuniquen por el poro y la mayor presión del agua sanitaria, cargue el circuito permanentemente mientras no se repare el poro o se cambie el intercambiador de la caldera por uno nuevo. Estas averías se producen normalmente por es excesos de presión en el circuito de sanitario por los llamados golpes de ariete.

Averías en las calderas provocadas por sobrepresiones por llaves de carga defectuosas:

A medida que pasa el tiempo y nuestra caldera e instalación tienen más años, se hace necesario comprobar que los distintos elementos de funcionamiento del sistema funcionan correctamente.

En los circuitos de calefacción las lleves de llenado son elementos de control que deben estar siempre cerrados y que garantizan que no entre agua en el circuito ni en la caldera. Pueden estar en la propia caldera o instaladas en una tubería directamente en el circuito de calefacción. Las llaves de llenado están duplicadas en el sistema, una en la caldera y otra en el circuito. Cuando una llave de carga no cierra correctamente, provoca que el agua sanitaria que llega a nuestra vivienda con una presión de unos 4 bar esté llenando de manera continua nuestro circuito de calefacción y caldera provocando sobrepresión y la consiguiente intervención de la válvula de seguridad.

SUBIR